Archivo de la etiqueta: Cuentos sapienciales

Video y cuento: El yogui danzante

Vídeo

Un santón místico tenía una cita con Dios. Por el camino se encontró con otro místico que estaba meditando con la mayor seriedad. El santón, interrumpiendo los mantras del otro le propuso:

– ¿Voy a ver a la divinidad? ¿Quieres que le hable de ti? ¿Tienes algo que preguntarle?
– Pregúntale cuántas veces tendré que reencarnarme antes de encontrar la liberación -dijo el místico-. He vivido ya tres vidas.
Más lejos el santón se cruzó con un segundo místico, un yogui que danzaba en pleno éxtasis. Le hizo la misma propuesta.
El yogui absorbido por su danza, ignoró al santón. Éste volviendo a pensar en su anterior encuentro, le sugirió al yogui que le podía preguntar a la divinidad cuántas reencarnaciones le quedaban por vivir. El yogui ebrio de danzar, giró sobre sí mismo sonriendo.
A su regreso, algún tiempo más tarde, el santón se cruzó de nuevo con el yogui danzante. Le dijo:
– La divinidad me ha hablado. Todavía te quedan tantas vidas por vivir como hojas hay en el árbol que tienes a tu lado.
– ¡Qué maravilla! -exclamó el danzante-. ¡Eso nada más! Cuando pienso en el número de árboles que hay en el bosque vecino y en el número de bosques que existen en toda la Tierra, ello supone miles de mimllones de hojas. ¡Qué suerte la mía!.
Más tarde, el santón se volvió a encontrar con el primer místico. Éste febril, se acercó a él.
– La divinidad me ha dicho que te quedan tres vidas antes de alcanzar la liberación.
Al oir estas palabras el místico cayó en el desánimo:
– Es que no se va a acabar nunca esto -exclamó desesperado.

Anuncios

Antonhy de Mello: Los dioses que creamos

Estándar

CUANDO NUESTRA MENTIRA SE VUELVE LOCURA Y HASTA NOSOTROS MISMOS COMENZAMOS A DUDAR

Un breve cuento:

El Monstruo del Río

“El sacerdote de la aldea era distraído en sus oraciones por los niños que jugaban junto a su ventana. Para librarse de ellos, les gritó: «¡ Hay un terrible monstruo río abajo. Id corriendo allá y podréis ver como echa fuego por la nariz !».

Al poco tiempo, todo el mundo en la aldea había oído hablar de la monstruosa aparición y corría hacia el río.

Cuando el sacerdote lo vio, se unió a la muchedumbre. Mientras se dirigía resollando hacia el río, que se encontraba cuatro millas más abajo, iba pensando:<< La verdad es que yo he inventado la historia. Pero quien sabe si será cierta… >>”

– MORALEJA: Es mucho más fácil creer en los dioses que hemos creado si somos capaces de convencer a los demás de su existencia. – Anthony de Mello

FUENTE: http://mjhideout.com/forum/ocio-y-cultura/17893-cuentos-de-anthony-de-mello.html

creencias enfermizas

CUENTO SUFI: Necesito aire

Estándar

CUENTO SUFI: Necesito aire

“Un joven fue a ver a un sabio maestro y le preguntó:

-Señor, ¿qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?.

El sabio no contestó. El joven después de repetir su pregunta varias veces con el mismo resultado se marchó y volvió al día siguiente con la misma demanda. No obtuvo ninguna respuesta y entonces volvió por tercera vez y repitió su pregunta:

-¿Qué debo hacer para conseguir lo que yo quiero?

El sabio le dijo:

-Ven conmigo.

Y se dirigieron a un río cercano. Entró en el agua llevando al joven de la mano y cuando alcanzaron cierta profundidad el sabio se apoyó en los hombros del joven y lo sumergió en el agua y pese a los esfuerzos del joven por desasirse de él, allí lo mantuvo. Al fin lo dejó salir y el joven respiró recuperando su aliento. Entonces preguntó el sabio:

-Cuando estabas bajo el agua, ¿qué era lo que más deseabas?

Sin vacilar contestó el joven:

-Aire, quería aire.

-¿No hubieras preferido mejor riquezas, comodidad, placeres, poder o amor?

–No, señor, deseaba aire, necesitaba aire y solo aire -fue su inmediata respuesta.

-Entonces -contestó el sabio-, para conseguir lo que tú quieres debes quererlo con la misma intensidad que querías el aire, debes trabajar por ello y excluir todo lo demás. Debe ser tu única aspiración día y noche. Si tienes ese fervor, conseguirás sin duda lo que quieres.” (fuente: http://www.atinachile.cl/content/view/457188/Cuento-Sufi-Solo-quiero-aire.html)

Eso sí, fervor pero con un consejo adicional del mundo del yoga: FIRME DETERMINACION PERO SIN IMPORTANCIA POR  EL RESULTADO, como diría una máxima zen:

“Cuando el arquero se concentra en el premio su puntería es buena. Cuando el arquero se olvida del premio, su puntería es perfecta”

Hoy se fervoroso, determinado y relajado querido lector, como si te faltara el aire

Namasté,
Manuel Herrera

Sabiduria sufi

Cita

“Los cuentos se han utilizado desde la antigüedad inmemorial, como portadores de conocimiento e instrumentos de comprensión”.
Idries Shah

“La tradición sufi es especialmente rica en historias. Las historias (cuentos) sufis siempre tienen por lo menos tres interpretaciones o niveles de enseñanza posibles. Algunas hasta siete; la primera interpretación generalmente es chistosa, razón por la cual son muy populares. Cuando recordamos una historia sufi, después de un tiempo, porque se aplica exactamente a un evento del presente, nos damos cuenta de su verdad y la comprendemos de manera profunda.” (FUENTE: http://www.personarte.com/cuentos.htm)

El personaje más conocido de estos cuentos es Nasrudín, un personaje muy peculiar, quien en su aparente ingenuidad transmite poderosas enseñanzas a la mente atenta. Unos cuentos hacen click en unos y otros en otros. Aquí les dejo el primero de muchos cuentos sufi útiles para acariciar, ver y oir la sabiduría sufi, pilar importante de la gran sabiduría universal.

Si en Ti hace click regálanos tu mensaje

Namasté,
Manuel Herrera

Ninguna oreja, ningún crimen

Un día, el juez pidió a Nasrudín que le ayudara a resolver un problema legal.
– ¿Cómo me sugerirías que castigue a un difamador?
– Córtales las orejas a todos los que escuchan sus mentiras -replicó el mulá.

Cuentos y anecdotas sufi

Cuentos sufi: Nasrudin y la justicia

UN CHISTE PARA APRENDER A DESAPRENDER

Estándar

UN CHISTE PARA APRENDER A DESAPRENDER

En una ocasión, una afamado investigador, personaje lleno de títulos y muy docto, decidió hacer una investigación con una pulga. Su metodología era la siguiente: pondría a la pulga en un punto fijo conocido de una mesa; usando una corneta asustaría a la pulga, esta saltaría y él mediría la distancia saltada. Finalmente le arrancaría una pata a la pulga y repetiría el proceso nuevamente. Los resultados serían entonces cuidadosamente documentados en una bitácora de laboratorio.

Poniendo manos a la obra comenzó así:

“¡Primer cornetazo! – pulga con todas las patas salta 3 metros”

“¡Segundo cornetazo! – pulga con 5 patas salta 2.80 metros”

…y así sucesivamente….

Llegó el momento crucial:

“¡Penúltimo cornetazo! – pulga con 1 patas salta 5 centímetros”

No pudiendo ocultar sus ansias, tiró de la última pata y la pulga se quedó sin ninguna pata, dado lo cual procedió con la última fase del experimento.

Según consta en la bitácora, sus últimas anotaciones fueron las siguientes:

“¡Cornetazo! – pulga con cero patas no salta”

“¡Cornetazo! – pulga con cero patas no salta”

… y así varios intentos… siguiendo su método científico saco una flamante conclusión que consta en la última línea de su documentación:

“CONCLUSION: LAS PULGAS A LAS QUE SE LE QUITAN TODAS LAS PATAS SE VUELVEN SORDAS”

El fué galardonado con varios premios a su labor…

Esto mismo sucede cuando nos saturamos de datos, información y conocimiento, sea un individuo o una sociedad completa: la mente se enreda.

Sea científica, emocional, mental o espiritualmente mientras más información nos metamos a la cabezota más nos vamos a confundir. Es la ley de la polaridad.

La mente es como los pulmones: tenemos que llenarla, pero también tenemos que vaciarla para reiniciar el ciclo.

Alvin Toffler, un gran prospectivista y autor, dijo una cosa muy sabia en uno de sus libros: “Los analfabetas del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer o escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender”

Esto es Jnana Yoga

Namasté,
Manuel Herrera

chistes blancos y humor blanco y proverbios y cuentos