Archivo de la categoría: Libros de yoga

Libro Dhammapada: la mente

Estándar

Libro Dhammapada

Capítulo 3: La mente

33. Esta mente voluble e inestable, tan difícil de gobernar, la endereza el sabio como el arquero la flecha.

34. Esta mente tiembla como un pez cuando lo sacas del agua y lo dejas caer sobre la arena. Por ello, hay que abandonar el campo de las pasiones .

35. Es bueno controlar la mente: difícil de dominar, voluble y tendente a posarse allí donde le place. Una mente controlada conduce a la felicidad.

36. La mente es muy difícil de percibir, extremadamente sutil, y vuela tras sus fantasías. El sabio la controla. Una mente controlada lleva a la felicidad.

37. Dispersa, vagando sola, incorpórea, oculta en una cueva, es la mente. Aquellos que la someten se liberan de las cadenas de Mara.

38. Aquel cuya mente es inestable, no cono ce la enseñanza sublime, y aquel cuya confianza vacila, su sabiduría no alcanzará la plenitud.

39. Aquel cuya mente no está sometida a la avidez ni es afectada por el odio, habiendo trascendido tanto lo bueno como lo malo, permanece vigilante y sin miedo.

40. Percibiendo que este cuerpo es frágil como una vasija, y convirtiendo su mente tan fuerte como una ciudad fortificada vencerá a Mara con el cuchillo de la sabiduría. Velará por su conquista y vivirá sin apego.

41. Antes de que pase mucho tiempo, este cuerpo, desprovisto de la consciencia, yacerá arrojado sobre la tierra, siendo de tan poco valor como un leño.

42. Cualquier daño que un enemigo puede hacer a su enemigo, o uno que odia a uno que es odiado, mayor daño puede ocasionar una mente mal dirigida.

43. El bien que ni la madre, ni el padre, ni cualquier otro pariente pueda hacer a un hombre, se lo proporciona una mente bien dirigida, ennobleciéndolo de este modo.

41. Antes de que pase mucho tiempo, este cuerpo, desprovisto de la consciencia, yacerá arrojado sobre la tierra, siendo de tan poco valor como un leño.

42. Cualquier daño que un enemigo puede hacer a su enemigo, o uno que odia a uno que es odiado, mayor daño puede ocasionar una mente mal dirigida.

43. El bien que ni la madre, ni el padre, ni cualquier otro pariente pueda hacer a un hombre, se lo proporciona una mente bien dirigida, ennobleciéndolo de este modo.

 

La naturaleza de la mente

Anuncios
Cita

Capítulo 2 del libro Dhammapada: La Atención

21. La atención es el camino hacia la inmortalidad; la inatención es el sendero hacia la muerte. Los que  están atentos no mueren; los inatentos son como si ya hubieran muerto.
22. Distinguiendo esto claramente, los sabios se establecen en la atención y se deleitan con la atención,  disfrutando del terreno de los Nobles.

23. Aquel que medita constantemente y persevera, se libera de las ataduras y obtiene el supremo Nibbana.

24. Gloria para aquel que se esfuerza, permanece vigilante, es puro en conducta, considerado, autocontrolado, recto en su forma de vida y capaz de permanecer en creciente atención.

25. A través del esfuerzo, la diligencia, la disciplina y el autocontrol, que el hombre sabio haga de sí mismo una isla que ninguna inundación pueda anegar.

26. El ignorante es indulgente con la in atención; el hombre sabio custodia la atención como el mayor tesoro.

27. No os recreéis en la negligencia. No intiméis con los placeres sensoriales. El hombre que medita con  diligencia, verdaderamente alcanza mucha felicidad.

28. Cuando un sabio supera la inatención cultivando la atención, libre de tribulaciones, asciende al  palacio de la sabiduría y observa a la gente sufriente como el sabio montañero contempla a los  ignorantes que están abajo.

29. Atento entre los inatentos, plenamente despierto entre los dormidos, el sabio avanza como un corcel  de carreras se adelanta sobre un jamelgo decrépito.

30. Por permanecer alerta, Indra se impuso a los dioses. Así, la atención es elogiada y la negligencia subestimada.

31. El monje que se deleita en la atención y observa con temor la inatención, avanza como el fuego, superando todo escollo grande o pequeño.

32. El monje que se deleita en la atención y observa con temor la inatención, no es tendente a la caída. Está en presencia del Nibbana.

meditacion budista y libros sobre buda

Dhammapada: La Atención

Libro Dhammapada: La mente liberada

Estándar

“13. Así como la lluvia penetra en una casa mal techada, la avidez penetra en una mente no desarrollada.

14. Así como el agua no penetra en una casa bien techada, la avidez no penetra en una mente bien desarrollada.

15. El malhechor se lamenta ahora y se lamenta después. Se lamenta tanto aquí como allí. Siempre se lamenta y sufre percibiendo la impureza de sus propios actos.

16. El bienhechor se regocija ahora y se regocija después. Tanto aquí como allí se regocija. Se regocija; se regocija enormemente, percibiendo la pureza de sus propios actos.

17. Sufre ahora y sufre después. Sufre en ambos estados. «He actuado mal», se dice sufriendo. Además, sufre abocándose a un estado mas doloroso. Así el que mal obra.

18. Goza ahora y goza después. En ambos estados es verdaderamente feliz. «He actuado bien, se dice feliz. Además, abocándose a un apacible estado es feliz. Así el que bien obra.

19. Aunque uno recite muy a menudo las escrituras, si es negligente y no actúa en consecuencia, es como el vaquero que cuenta las vacas de los otros. No obtiene los frutos de la Vida Santa.

20. Aunque uno recite poco las escrituras, si se conduce según la Enseñanza, abandonando el deseo, el odio v la ilusión, provisto con una mente bien liberada y no apegándose a nada ni aquí ni después, obtiene los frutos de la Vida Santa. ”

Libro Dhammapada cap I

La mente pura

Capítulo Segundo Gheranda Samhita ÂSANA: descripción de 32 posturas

Estándar

Capítulo Segundo Gheranda Samhita ÂSANA: descripción de 32 posturas

Âsanas

2:1. Existen ocho millones cuatrocientas mil âsana descritas por
Shiva. Hay tantas âsana como especies de criaturas vivas en el
universo.

2:2. De todas ellas, ochenta y cuatro son las mejores y entre éstas,
treinta y dos se consideran útiles para la gente corriente.

2:3-6. Las treinta y dos âsana que proporcionan la perfección en este
mundo material son las siguientes:

1. Siddhâsana (postura perfecta)
2. Padmâsana (postura del loto)
3. Bhadrâsana (postura del bienestar)
4. Muktâsana (liberating position)
5. Vajrâsana (postura del rayo)
6. Svastikâsana (postura afortunada)
7. Simhâsana (postura del león)
8. Gomukhâsana (postura de cabeza de vaca)
9. Virâsana (postura heróica)
10. Dhanurâsana (postura del arco)
11. Mritâsana (postura del muerto)
12. Guptâsana (postura oculta)
13. Matsyâsana (postura del pez)
14. Matsyendrâsana (postura de Matsyendra)
15. Paschimottanâsana (postura de extensión posterior)
16. Gorakshâsana (postura de Goraksha)
17. Utkatâsana (postura elevada)
18. Sankatâsana (postura peligrosa)
19. Mayurâsana (postura del pavo real)
20. Kukkutâsana (postura del gallo)
21. Kurmâsana (postura de la tortuga)
22. Uttanakurmâsana (postura de la tortuga en extensión)
23. Mandukâsana (postura de la rana)
24. Uttanamandukâsana (postura de la rana en extensión)
25. Vrikshâsana (postura del arbol)
26. Garudâsana (postura del águila)
27. Vrishâsana (postura del toro)
28. Salabhâsana (postura del saltamontes)
29. Makarâsana (postura del cocodrilo)
30. Ushtrâsana (postura del camello)
31. Bhujangâsana (postura de la cobra)
32. Yogâsana (postura de yoga)

asana invertida

Cita

“8- El conocimiento errado es una concepción falsa de una idea o un objeto cuya
naturaleza real no se corresponde a ese concepto.

9- Seguir el conocimiento a través de la palabras pero sin el objeto es
imaginación o fantasía”

Yoga Sutras de Patanjali, libro Samadhi Pada sutras 8-9

la mente y la ilusion en la meditacion

La realidad y la “realidad”

Cita

24. Gloria para aquel que se esfuerza, permanece vigilante, es puro en conducta, considerado, autocontrolado, recto en su forma de vida y capaz de permanecer en creciente atención.

25. A través del esfuerzo, la diligencia, la disciplina y el autocontrol, que el hombre sabio haga de sí mismo una isla que ninguna inundación pueda anegar. “

Dhammapada, cap 2, 24-25

 

Meditacion y mente

DHAMAMAPADA: Autocontrol

La atención de acuerdo al Buda

Estándar

Capítulo 2: La Atención

“21. La atención es el camino hacia la inmortalidad; la inatención es el sendero hacia la muerte. Los que están atentos no mueren; los inatentos son como si ya hubieran muerto.

22. Distinguiendo esto claramente, los sabios se establecen en la atención y se deleitan con la atención, disfrutando del terreno de los Nobles.

23. Aquel que medita constantemente y persevera, se libera de las ataduras y obtiene el supremo Nibbana.

24. Gloria para aquel que se esfuerza, permanece vigilante, es puro en conducta, considerado, autocontrolado, recto en su forma de vida y capaz de permanecer en creciente atención.

25. A través del esfuerzo, la diligencia, la disciplina y el autocontrol, que el hombre sabio haga de sí mismo una isla que ninguna inundación pueda anegar.

26. El ignorante es indulgente con la in atención; el hombre sabio custodia la atención como el mayor tesoro.

27. No os recreéis en la negligencia. No intiméis con los placeres sensoriales. El hombre que medita con diligencia, verdaderamente alcanza mucha felicidad.

28. Cuando un sabio supera la inatención cultivando la atención, libre de tribulaciones, asciende al palacio de la sabiduría y observa a la gente sufriente como el sabio montañero contempla a los ignorantes que están abajo.

29. Atento entre los inatentos, plenamente despierto entre los dormidos, el sabio avanza como un corcel de carreras se adelanta sobre un jamelgo decrépito.

30. Por permanecer alerta, Indra se impuso a los dioses. Así, la atención es elogiada y la negligencia subestimada.

31. El monje que se deleita en la atención y observa con temor la inatención, avanza como el fuego, superando todo escollo grande o pequeño.

32. El monje que se deleita en la atención y observa con temor la inatención, no es tendente a la caída. Está en presencia del Nibbana.

Libro dhammapada

El sabio y la distracción

Estándar

“12. Distracción

Demasiado color ciega el ojo,

Demasiado ruido ensordece el oido,

Demasiado condimento embota el paladar,

Demasiado jugar dispersa la mente,

Demasiado deseo entristece el corazón.

El sabio provee para satisfacer las necesidades, no los sentidos;

Abandona la sensación y se concentra en la sustancia.

Tao-Te-King

monje budista meditando

Cita

“7. Al que vive apegado al placer, con los sentidos irrefrenados, sin moderación en la comida, indolente, inactivo, a ese Mara lo derriba, como el viento derriba a un árbol débil.

8. Al que vive consciente de las impurezas, con los sentidos refrenados, moderado en la comida, lleno de fe, lleno de sustentadora energía, a ese Mara no lo derribará, como el viento no derribará a la montaña.

9. Quienquiera que sea que carezca de autocontrol y no permanezca en la verdad, aunque se vista con la túnica amarilla, no es merecedor de ella.

1O. El que se ha liberado de toda mancilla, está establecido en la moralidad y se curte en el autocontrol y la verdad, tal es merecedor de la túnica amarilla.

11. Los que imaginan lo no esencial como esencial y lo esencial como no esencial, debido a tan equivocado juicio nunca llegan a lo Esencial (Nibbana, el supremo refugio más allá de las ataduras).

12. Pero aquellos que ven lo esencial en lo esencial y lo inesencial en lo inesencial, debido a su correcta visión, perciben la esencia.

Dhammapada Cap I, sutras 7-12

La mente en la meditacion

Lo esencial en lo esencial y lo inesencial en lo inesencial

Cita

“Cuando cesa la agitación de la Mente (pensamientos, emociones y sensaciones fluctuantes) surge el estado real del “YOGA.”
Entonces “QUIEN VE” queda establecido en su Naturaleza Original.

En los otros estados hay identificación con las fluctuaciones mentales (Vrittis)

Las principales fluctuaciones mentales (Vrittis) son cinco;
las cuales se pueden dividir en dolorosas y no dolorosas.

Estas cinco principales fluctuaciones mentales (Vrittis) son:
Conocimiento correcto, conocimiento errado, Imaginación, Sueño y Memoria.

El conocimiento correcto proviene de las siguientes fuentes:
Percepción directa, deducción o inferencia y testimonio o revelación.

El conocimiento errado es una concepción falsa de una idea o un objeto cuya naturaleza real no se corresponde a ese concepto.

Seguir el conocimiento a través de la palabras pero sin el objeto es imaginación o fantasía.

El sueño (profundo sin sueños) es aquella fluctuación de la mente que implica una ausencia de contenido.

La memoria es retener en la mente las impresiones captadas de los objetos percibidos y las experiencias vividas.

El cese de las fluctuaciones de la mente se logra a través de ABHYASA y VAIRAGHYA (La Práctica Regular y el Desapego)

ABHYASA debe convertirse en un hábito que hay que establecer con empeño.

Yoga sutras de Patanjali Capítulo I, sutras 3-13 “Samadhi Pada”

yoga y mente

Yoga sutras de Patanjali: La agitación de la mente