Genealogía del yoga

Estándar

Historia del yoga

Pregunta Fenando: ¿Cuál es la GENEALOGÍA DEL YOGA?

Responde SWAMI MAITREYANANDA :

El Yoga es, ante todo, un arte, ciencia y filosofía de vida que integra mente, cuerpo y espíritu
del ser humano, desarrollando su educación espiritual.
Históricamente, el Yoga está compuesto por un conjunto de técnicas psicofísicas-espirituales
que integran los tres planos existenciales del ser humano: cuerpo, mente y espíritu. Luego, por
intermedio del Samadhi, integra al ser humano con las fuerzas del universo y su propia
concepción del Todo o Ser Superior: Dios, Brahman, Dharma, Tao, lo Absoluto, el Holos.
El Yoga es educación espiritual y su meta es el Samadhi, un estado de “felicidad, armonía y
plenitud” en el cual uno trasciende la dualidad y pasa a formar vivencialmente parte del todo,
produciéndose en un mismo instante un éntasis, éxtasis y estasis.
El Yoga fue creado unos 5.000 años antes de Cristo, pero el primer tratado de Yoga fue escrito
200 años antes de Cristo por Yogacharya Patanjali en el norte de la India.
Desde la fecha hasta el presente, todo método de Yoga obligatoriamente es un conjunto de
técnicas que conducen al Samadhi. Sin Samadhi y sin meditación no hay Yoga, pues el Yoga
es una experiencia y educación espiritual que se realiza por medio del Samadhi.
El Yoga afirma que nosotros somos un espíritu que tiene una mente y un cuerpo.
Lo primero que aprendemos los Maestros de Yoga, hace 2000 años, es el “viyoga”: una técnica
enseñada por Yogacharya Patanjali, la cual consiste en separar el espíritu de la mente y
cuerpo, ver su verdadera naturaleza. Esta técnica, nos permite comprender mejor nuestros
sentimientos y nuestros estados afectivos, para luego poder integrarnos mental y
corporalmente.
Espiritualmente uno es lo que siente, mentalmente uno es lo que piensa y físicamente uno es lo
que hace. Pero en ocasiones uno “piensa y hace” lo que no siente y esto produce una
constante insatisfacción o dukha, que nos lleva a la tristeza, ansiedad o angustia

Si bien el Yoga comienza con prácticas de técnicas psicofísicas, no es esta su finalidad, pues
estas técnicas son sólo la base de un desarrollo espiritual. Su objetivo es y ha sido, durante
5000 años, el espíritu.
Para entender esto es necesario definir el espíritu en términos científicos o noológicos. Los
estados espirituales son nuestros sentimientos y pasiones que tienen como sostén la emoción,
nuestro mundo afectivo y estados anímicos; eso es nuestro plano espiritual. La tristeza, alegría
o la felicidad son estados espirituales y son sentimientos, pues nuestro espíritu está compuesto
por sentimientos. Nuestro mundo interior son nuestros sentimientos.
En una primera definición del Yoga hace 2000 años, Yogacharya Patanjali afirmó:
“Yoga Chitta Vritti Nirodha”, lo que significa:
“El Yoga es el control de las vibraciones emocionales sobre la Mente”.
Los sentimientos, pasiones y emociones no son parte de nuestro mundo mental, pues la mente
sólo es el proceso de cogniciones del ser humano.
La mente tiene como unidad la idea y la imagen, con ellas elabora cadenas de ideas e
imágenes llamadas pensamientos, procesa recuerdos y creencias, pero sólo interpreta el
mundo espiritual, sin percibirlo en su totalidad.
Si la mente no capta nuestro espíritu, la vida carece de sentido. El sentido de la vida no es
físico y mucho menos es mental, el sentido de la vida es absolutamente espiritual.
Antes que nada, debemos entender un dato de la realidad que no se nos debe escapar: ser
espiritual no significa ser religioso. La religión es una cosa y la espiritualidad, otra.
El arte, por ejemplo, es noológicamente una disciplina espiritual, pero nada tiene que ver con la
religión. El artista siente y hace sentir, ese sentimiento que nace como consecuencia de su
obra y el estado que surge de la misma es espiritual.
La mayoría de la gente no tiene muy en claro cuál es la diferencia entre su mente y su espíritu.
En psicología, este esfuerzo de entender que lo espiritual es un plano diferente aunque
integrado a lo mental y físico, se lo debernos al Dr. Viktor Frankl (la Tercera Escuela
Psicológica de Viena, luego de Freud y Adler) y su aporte, que ha permitido separar la
Noología de la Psicología, para comprender la dimensión espiritual del individuo.
Así, hoy podemos comprender que sobre las tres inteligencias básicas, la mental, la corporal y
la espiritual, existen sub-inteligencias.

Parte de la entrevista de Fernando Estevez Griego A SWAMI MAITREYANANDA

YOGAINTEGRAL.BIZ

Los comentarios están cerrados.