Reflexiones de B.K.S. Iyengar

Estándar

“La característica esencial del Yoga Iyengar es la intensidad con
la que la atención ha de mantenerse presente al abordar la práctica de asana (posturas), pranayama (disciplina de la respiración) ypratyahara (actitud de introversión de los órganos sensoriales), tres de los ocho estadios del yoga descritos por Patañjali, los cuales, junto con el respeto de yama y niyama (los preceptos morales y disciplinas éticas que conforman los dos primeros estadios) conducen al practicante a dharana (concentración),dhyana (meditación) y samadhi
(estado superior de consciencia), los tres últimos estadios descritos
por Patañjali, que suponen el resultado de la práctica de los cinco
primeros. Así, los ocho estadios del patañjala-yoga se ven inmersos en la enseñanza de B.K.S. Iyengar, aunque el hincapié se ponga en los estadios de práctica (asana y pranayama),
cuya técnica (basada en el alineamiento y la percepción de éste) ha
llevado el Maestro a su máximo nivel de refinamiento y desarrollo, con
el objetivo de ofrecer un instrumento de anclaje mental en las
diferentes acciones y movimientos que han de ser observados en la
ejecución de cada postura y cada pranayama, para alcanzar la
transformación mental necesaria, sin la cual no será posible la
práctica de la meditación. Como este proceso es largo (muchos años de
práctica asidua), ha surgido el error de que la meditación no forma
parte del Yoga Iyengar, y que éste consiste en una forma puramente física de yoga. Nada menos cierto.”

B.K.S. Iyengar

Iyengar praticando yoga

Iyengar a los 88 años

Los comentarios están cerrados.