El sabio y la distracción

Estándar

“12. Distracción

Demasiado color ciega el ojo,

Demasiado ruido ensordece el oido,

Demasiado condimento embota el paladar,

Demasiado jugar dispersa la mente,

Demasiado deseo entristece el corazón.

El sabio provee para satisfacer las necesidades, no los sentidos;

Abandona la sensación y se concentra en la sustancia.

Tao-Te-King

monje budista meditando

Los comentarios están cerrados.