Yoga tibetano del sueño

Estándar

yoga tibetano del sueño

YOGA TIBETANO DEL SUEÑO

CAOS = SAMSARA = EGOISMO = SUFRIMIENTO, tanto en la vigilia como en los sueños.

“Lo que se ve en sueños no es más que un reflejo: la persona ve su propia imagen.
¿Puede uno purificarse con algo impuro? ¿Y encontrar la verdad en lo que es mentira?
Predicciones, visiones y sueños son tan vacíos como los fantasmas de una mujer en cinta.
A menos que te sean enviados como una visita del Altísimo, no les prestes atención.
Porque los sueños engañaron a mucha gente; los que confiaron en ellos fracasaron”

Biblia católica Eclesiástico 34,3-7

En el budismo tibetano, los sueños están clasificados en lo que se denomina, El Yoga de los Sueños.
En este credo los sueños son considerados otra realidad tan válida como la vigilia y a través de enseñanzas y prácticas el adepto tendrá que ir siguiendo enseñanzas teóricas y ejercicios para aprender a reconocer y dominar esta otra realidad.
En el estado de vigilia como en los sueños, habrá que seguir un largo camino de aprendizaje para liberarse del sufrimiento o “samsara”. El sufrimiento puede ser en la vida despierta o en los sueños.
El yoga de los sueños cree que se puede vivir en ilusión como en una etapa de sueño e ilusión constantemente o bien se puede despertar, a la realidad.
Para los budistas, sus lamas, y millones de seguidores en todo el mundo, ha sido y es un privilegio practicar el yoga de los sueños. El budismo tibetano considera el yoga de los sueños una vía maravillosa para conocerse a sí mismo y por ende a los demás.
El yoga de los sueños enseña a través de sus prácticas a mantenerse despierto durante el tiempo que se está soñando, y hacer en el sueño, lo que nos gustaría hacer en la vigilia, y esto lleva vivir y amar la vida más intensamente.
Por otra parte, como el budismo, cree en la reencarnación, postula que además de manejar los sueños con voluntad o con la conciencia, la persona se está preparando para la liberación, cuando llegue al “bardo, estadio intermedio entre la muerte del cuerpo físico y la próxima reencarnación.
Para los budistas, la mayoría de las personas, vivimos en “samsara” o sufrimientos de toda índole. A veces pensamos que algo nos hace falta para ser felices, tal vez una casa nueva, otra pareja, tener más dinero, ser más alto, más bajo, vivir, en otro país, ciudad, barrio y un amplio etcétera de anhelos incumplidos.
Sin embargo, como todo esto es considerado un producto de nuestra mente se puede modificar.
Según el budismo tibetano estamos inmersos y guiados por el “karma”, esto significa la ley de causa y efecto.
O bien, nuestra acciones, nuestro comportamiento en alguna etapa de nuestra vida tendrá una consecuencia, el hoy, aquí y ahora en nuestra vida.
El karma podrá ser negativo o positivo. Por ejemplo, si alguien nos ha herido, en vez de pensar en vengarnos de esa persona, sentimos compasión, transformamos el karma negativo en positivo.
El budismo tibetano, tiene clasificados tres tipos de sueños; sueños ordinarios (caóticos), sueños de claridad y sueños de luz clara. En los dos primeros, la persona podrá estar lúcida (saber que esta soñando). El significado de un sueño cuando es de”samsara” (cuando el sueño se desarrolla al azar de maneras impredecibles e ilógicas), va a depender de su interpretación.
En los sueños de claridad, hay más conciencia de lo que se está soñando y todos los detalles son recordados con más nitidez. Los sueños de claridad son considerados más auténticos que los sueños “samsaricos”, serían el equivalente a los sueños simbólicos en psicología. En los sueños de claridad ya se puede tener cierto control sobre el ambiente del sueño.
Así mismo en los sueños de luz clara no existe una definición del contenido del sueño mismo, ni tampoco un yo o “ego” en contrapunto con el contenido. Sin embargo al estar soñando en este estado de luz clara, no existen conflictos ni problemas. El sueño es vacío y existe conciencia pura. Realmente no se sueña nada sino que se alcanza un estado de unión pacífica con la conciencia total.
El yoga de los sueños en el budismo tibetano sugiere entre innumerables enseñanzas, sugiere la práctica diaria de la meditación. Con la meditación se calma la mente y se llega a obtener un estado de quietud y bienestar físico.
Es importante mencionar, que aún en la actualidad, los médicos tibetanos utilizan los sueños, como un método de diagnóstico para enfermedades.
En resumen el yoga de los sueños es un enfoque diferente tan válido como las otras para definir, practicar y vivir mejor con nuestros procesos oníricos. (fuente editada: http://www.ceoniric.cl/spanol/religiones/yoga_budismo_tibet.htm)

——–

Si quieren realmente profundizar en el tema les sugiero el magnífico libro “El yoga de los sueños” de Tenzin Wangyal Rinpoche que es tanto teórico como práctico. Es el libro obligado para cualquier yogui del sueño.

Pueden checarlo parcialmente en línea en:

http://books.google.com.mx/books?id=cViuBSlFyVkC&dq=tenzin+wangyal+rinpoche+sue%C3%B1os&printsec=frontcover&source=bn&hl=es&ei=ABFDTO75K4P78AbF3IjEDw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=4&ved=0CB8Q6AEwAw#v=onepage&q&f=false

En México es posible conseguirlo en Samborns. Es un libro relativamente común.

Si quieren ver la parte occidental y científica de este tipo de yoga desde un punto de vista siquiátrico pueden consultar el libro “El sueño lúcido” de Consuelo Barea y la obra del Dr. Stephen La Berge (Universidad de Stanford) “Explorando el mundo de los sueños lúcidos”

http://www.scribd.com/doc/2355648/Stephen-LaBerge-Explorando-el-Mundo-de-los-Suenos-Lucidos

 

Namasté,

Manuel Herrera

Los comentarios están cerrados.