Mandalas en psicoterapia

Imagen

El MARI (Mandala assesment research instrument), es un instrumento que permite valorar las líneas de abordaje más idóneas para lograr cambios terapéuticos en pacientes con diversos trastornos de personalidad.-

Partiendo de la idea de que un trastorno límite de la personalidad involucra un deficitario control de los impulsos, se intenta canalizar esos impulsos a partir del uso terapéutico del color y de la forma.-

En el MARI se le pide a la persona que elija un carta de entre varias en las que se reproducen mandalas; una vez elegido el diseño la persona debe volver a elegir, en este caso un color, de un set de cartas coloreadas ( Malchiodi 1998).

La consigna es dibujar el mandala que se ha elegido en el color que se ha elegido. Por último se le pide que explique si existe algún sentido, experiencia o información relativa a los mandalas que ha dibujado.-

Este test está basado en los postulados de Joan Kellogs que encontró una recurrente correlación entre las imágenes, patrones y estructura de los mandalas que los pacientes elegían y determinadas características de personalidad.-

Joan Kellogs comienza a trabajar en los años 60 como artista en un hospital psiquiátrico de Nueva Jersey. Imbuida de la linea junguiana, desarrolla una línea de arte terapia mucho antes que ésta alcanzara status teórico.

Sin ser terapeuta, aportó interesantes elementos de estudio que culminaron con la sistematización del MARI.-

En la psicoterapia de los trastornos de personalidad en general y en los TLP en particular, solemos tropezar con las dificultades inherentes al déficit del control yoico y el pobre desarollo del lenguaje como forma de transmitir estados de ánimo cuando intentamos aplicar terapias convencionales, aún aquellas de corte cognitivo conductual, porque en líneas generales suele existir una baja consciencia de enfermedad.-

El uso terapéutico de los colores y las formas aparece como un camino de facilitación en tanto desarrolla la concentración y la atención y favorece una rápida evaluación del estado afectivo presente para luego permitir alguna estrategia terapéutica complementaria.-

Una vez más, la creatividad deviene instrumento de canalización de las partes más problemáticas de la personalidad. El vocablo “creatividad” deriva del latín “creare” y es definido por la Academia española de la lengua como ” la facultad de crear”, pero también puede interpretarse como el “conjunto de técnicas y métodos que permiten y facilitan la producción de un concepto nuevo.-

En definitiva, la creatividad en tanto proceso de innovación permite una nueva visión de un estilo antiguo de comunicación y se transforma en un instrumento terapéutico de inagotables posibilidades, en tanto permite acercarse al núcleo del problema desde una perspectiva original.

La utilización de los mandalas en este encuadre es un herramienta de innegable posibilidades de éxito.-

Bibliografía:

Killick, Katherine & Schaverien, Joy (1997): Art, Psychoterapy and Psychosis.

Links:

www.psychotherapyarena.com/journal

http://www.gracefullblessings.com/mandala_facilitators.htm

Psicoterapia y mandalas

Los comentarios están cerrados.